Τετάρτη, 11 Ιανουαρίου 2012

Enrique de Villena

Don Enrique de Villena, Maestre de Calatrava (1384 - 1434), hombre de profundos conocimientos y vasta erudición, es famoso, como dice García López, “tanto por las leyendas a que dio origen como por su propia obra”.

Enrique de Villena fue hijo de Pedro de Aragón, corona a la que estaba vinculado. Vivió en su infancia en la corte de Enrique II y luego en la de Enrique III, quien le concedió el grado de maestre de la Orden de Calatrava. En 1414 estuvo en Zaragoza presente en la coronación de Fernando de Aragón, retirándose a Valencia hasta 1417. Enrique de Villena destacó por su amor de la lectura, ávido a adquirir nuevos conocimientos. Tuvo amistad con el Marqués de Santillana, a quien dedicó su Arte de trovar.

Su obra comprende una gran variedad de temas, ya que en su vida cultivó varias ciencias desde la medicina, la teología, la astronomía e incluso la poesía. Pero donde más destacó fue en las traducciones. Su versión de la Eneida al castellano es la primera que se hizo de esta obra de Virgilio a una lengua vulgar. También tradujo la Divina Commedia entre 1427 y 1428 a instancias del Magnánimo.

La misteriosa fama de mago que adquirió Enrique de Villana, así como su personalidad discutida, condujo a la destrucción de algunas de sus obras e inspiró a escritores posteriores como Ruiz de Alarcón, Quevedo y Hartzenbusch, en convertirle en carácter de sus obras, con fines humorísticos.

Su obra literaria incluye el Arte de trovar (1433), un tipo de preceptiva poética a la manera provenzal, Los doce trabajos de Hércules (1417), escrita primero en catalán, Arte cisoria (1423), divertido manual de etiqueta palaciega y también tratado gastronómico de carácter alegórico y didáctico, y también el curioso Libro de aojamiento o fascinología, tratado en el que se procura curar el mal de ojo, y en el que la medicina se mezcla con la superstición.

García López escribe sobre Villena: “La mezcla de ciencia y superchería que hay en las obras de Villena, la interpretación alegórico-moral de la mitología clásica que se da en una de ellas y su estilo latinizante y pedantesco, hacen de él una figura típica de fines de la Edad Media”.
Sin embargo, podemos presentar argumentos en contra de dicha opinión. La obra Los doce trabajos de Hércules por ejemplo, tiene para algunos eruditos una especial importancia en el marco de la introducción del humanismo. Jeroni Miquel en su obra Virtus et sapientia, elements integradors de la nobilitas de Curial, dice que el modelo del caballero de armas y letras encuentra su origen en el modelo de Hércules de Villena y opina que dicha obra podría haber influido en el autor de la gran novela de caballerías Curial e Güelfa. Y sabemos que ha influido en la famosa obra de Joanot Martorell Tirant lo Blanch.

Suárez Fernández afirma que “su polifacética cultura, más bien curiosidad, es una muestra de ciertas tensiones inherentes al humanismo”. Y su contemporáneo Fernán Pérez de Guzmán, después de atribuir delitos y faltas a Enrique de Villena, escribe finalmente sobre él:
"Todavía fue muy sotil en la poesía e grant estoriador…Sabía fablar muchas lenguas. Comía mucho e era muy inclinado al amor de las mujeres".

Bibliografía:
-Butiñá Jiménez, Julia y Antonio Cortijo Ocaña. “Humanismo catalán: Breve nota introductoria”. eHumanista 13 (2009): xxxii-liii.
-Crida Álvarez, Carlos Alberto. Aproximación a la literatura española a través de sus obras. Atenas 1996
-García López, José. Historia de la literatura española. ed. Vicens Vives, 8ª reedición, Barcelona 1986
-Suárez Fernández, Luis. Los Trastámara y los Reyes Católicos. Vol. 7 de Historia de España. Coord. Ángel Montenegro Duque. Gredos, Madrid 1985

Δεν υπάρχουν σχόλια: