Τετάρτη, 25 Ιανουαρίου 2012

El Latín y el Griego, Patrimonio de la Humanidad


****Αναδημοσίευση (αποσπάσματα) από Cultura Clásica

SOLICITUD PARA HACER DEL GRIEGO Y DEL LATÍN PATRIMONIO INMATERIAL DE LA HUMANIDAD

Pedimos a la UNESCO hacerse garante de una continua sensibilización de los gobiernos europeos por las lenguas clásicas, y de invitarlos a empeñarse en la verdadera conservación de las mismas, declarándolas «patrimonio inmaterial de la Humanidad»

FIRMA LA PETICIÓN EN: www.vivariumnovum.net/unesco

Con el consenso común de toda Europa, en la civilización grecolatina se reconocen las raíces históricas de la realidad occidental, así como el tesoro inagotable de la memoria común del viejo continente.

El griego, por una parte, sirviéndose de esa flexibilidad que le es propia y de una fuerza de expresión formidable, ha dado voz y forma al pensamiento filosófico y, a través del mismo, a los conceptos de libertad, virtud, democracia, política y, en resumen, al conjunto de altísimas ideas que trascienden la miseria de la transitoriedad humana. Éste es el idioma en el que prácticamente se ha acuñado todo el vocabulario intelectual de Europa, y que aún hoy se utiliza en el mundo occidental cada vez que se hace mención de las diversas invenciones del ingenio y el espíritu humano, de las ciencias naturales, la medicina o la filosofía.

Por otra parte, el latín, solemne y concreto como era ya desde sus inicios, recibió la herencia griega y constituyó el vehículo común de la cultura occidental, vehículo que llegó mucho más allá de los confines temporales del imperio político del que obtuvo su fuerza y difusión. De esta manera, logró ofrecer a hombres de diversa nacionalidad, religión y costumbres, la posibilidad de sentirse ciudadanos de una sola Res publica que, a pesar de haber perdido la unidad material que Roma le había garantizado por tanto tiempo, conservaba el preciosísimo bagaje de la lengua y el derecho. El mensaje cristiano, tercera raíz de nuestra civilización, se nutrió asimismo del latín y a través de él difundió un nuevo soplo vital a toda la civilización de Occidente. Después, fue gracias a la labor política y cultural de Carlo Magno y de sus sucesores, al igual que del monaquismo en todas sus formas y de la infatigable revolución de los Humanistas que el uso de esa lengua antigua se hizo común a lo largo y ancho de Europa. Fue entonces que el latín se transformó por consecuencia en el elemento que mantuvo unido el amplio mosaico cultural de Europa por varios siglos. De hecho, si el latín ha conservado después de tantos siglos una notable vitalidad, es porque logró renovarse más de una vez y siempre estuvo a la par de las diversas exigencias de la realidad a la que debía servir de medio de expresión. En latín se expresaron Santo Tomás de Aquino y Dante Alighieri, Giordano Bruno y Erasmo de Rotterdam, Tomás Moro y Galileo Galilei, René Descartes y Godofredo Leibniz, Isaac Newton y Carl Friedrich Gauss, junto con la enorme consonancia de miles de científicos, literatos, juristas, filósofos, matemáticos, humanistas y demás estudiosos que han construido la cultura Europea a través de los siglos. En efecto, el griego y el latín constituyeron la base fundamental de todo hombre culto en Europa hasta mediados del siglo XX, de manera que los beneficios de estas lenguas siguen teniendo resonancia aún en nuestra sociedad actual.

Μπορείτε να διαβάσετε ολόκληρο το κείμενο στην ιστοσελίδα: http://www.culturaclasica.com/?q=node/4656
Δημοσιεύθηκε επίσης στο ιστολόγιο La Grecia clásica y su legado

Δεν υπάρχουν σχόλια: