Παρασκευή, 10 Μαΐου 2013

Ausiàs March


Realizador de una auténtica revolución en la lírica catalana, Ausiàs March (1400 - 1459) fue asimismo uno de los poetas más importantes de Europa. Su familia pertenecía a la pequeña nobleza y tenía aficiones poéticas. Hijo del caballero y poeta Pere March y de Leonor Ripoll, y sobrino de Jaume March, fue Señor de Beniarjó y halconero mayor del rey Alfonso V el Magnánimo. Armado caballero en 1419, participó en algunas expediciones de Alfonso, pero en 1424 o 1425 se retiró a sus posesiones en Beniarjó y luego se dedicó a la creación literaria. A partir de esta fecha permaneció primero en su tierra, y después en Valencia. En 1437 se casó con Isabel Martorell, hermana de Joanot Martorell, autor de Tirant lo Blanch. Dos años más tarde Isabel murió y Ausiàs March contrajo segundas nupcias con Joana Escorna, quien murió en 1443.

La obra de March está constituida por 128 poemas, esparcida en varios manuscritos, e influyó de forma notable en la poesía española del Renacimiento. En el siglo XVI sus poesías fueron traducidas al castellano y al latín.

Muchos investigadores de su poesía clasifican la obra de March en ciclos temáticos. De hecho, cada uno de estos ciclos forma una unidad de sentido. Su poesía tiene que ver con el amor, la muerte, el deseo, el paso del tiempo, etc. y se observa en su producción una evolución formal y conceptual.

Ausiàs March muestra una nueva mentalidad. El poeta abandona la tradición de la poesía trovadoresca y su retórica brillante, pero artificiosa y distante. Para algunos, el abandono no es completo, porque el poeta combinó el dolce stil novo de la poesía italiana con la tradición trovadoresca provenzal. De hecho, este cambio de rumbo no es algo extraordinario, ya que continúa estando profundamente arraigado en la poesía trovadoresca, pero le permite la expresión de la íntima meditación personal de un poeta que es sobre todo un ser humano, un poeta que está dispuesto a hablarnos de todo aquello que le obsesiona: el amor, la muerte, el pecado y la virtud. Veamos el inicio de su célebre poema XXIII:

          Lleixant a part l'estil dels trobadors 
          qui per escalf trespassen veritat, 
          e sostraent mon voler afectat 
          perquè no•m torb, diré•l que trop en vós. 
          Tot mon parlar als qui no us hauran vista 
          res no valrà, car fe no hi donaran, 
          e los veents que dins vós no veuran, 
          en creure a mi llur arma serà trista.

Lo que se nota en la poesía de Ausiàs March es el uso de la lengua catalana en poemas trovadorescos, el primero que lo hace completamente. Los otros trovadores catalanes escribían en un catalán aprovenzalado, inaceptable en una poesía como la de March, donde la expresión íntima se pone en primer plano. La intimidad del poeta no podía expresarse sino en su propia lengua.

Otra característica de su poesía es la diferente interpretación que hace de sus sentimientos con respecto a los demás trovadores. El autor sólo mantendrá de la poesía trovadoresca el hecho de dedicar sus poemas a una mujer. Pero el yo poético es independiente de la amada y no sabemos si ella es real o ficticia. La mujer parece ser una mera excusa para que el poeta presente su mundo interior. Bajo este punto de vista, su poesía constituye una evolución sin precedentes y lo pone en la vanguardia de formas poéticas que estaban por aparecer.

El Cant espiritual está considerado como uno de los poemas más importantes del siglo XIV y es un poema dedicado a la reflexión religiosa. Aquí se observa al poeta más preocupado por la muerte y la predestinación. Sin embargo, aunque hay intención moralizadora en esta obra, está despojada de didactismo.

          Puys que sens Tu algu a Tu no basta, 
          dona•m la ma o pels cabels me lleva; 
          si no estench la mia ’nvers la tua, 
          quasi forçat a Tu mateix me tira. 
          Yo vull anar envers Tu a l’encontre; 
          no sse per que no faç lo que volrria, 
          puys yo son cert haver voluntat franchae 
          no sse que aquest voler m’enpacha.

La estructura de sus obras sigue los cánones provenzales. El verso que predomina a lo largo de toda su obra es el decasílabo con dos hemistiquios, y cuya cesura se encuentra en la cuarta sílaba. Los versos están agrupados en estrofas de ocho versos. Pero utiliza, como hemos dicho, un catalán muy depurado, con escasos provenzalismos, rasgo renovador.

Ausiàs March fue un poeta muy leído y ejerció una profunda influencia no sólo en los poetas catalanes, sino también en grandes poetas castellanos del siglo XVI como Boscán, Garcilaso, Fernando de Herrera y Gutierre de Cetina. Su obra se distanció de toda la producción poética anterior y adquirió un tono muy personal, sincero y purificado, que contrastaba con la artificiosa retórica de los poetas provenzales.

Δεν υπάρχουν σχόλια: