Πέμπτη, 17 Μαρτίου 2011

Los estudios clásicos en la Corona de Aragón del siglo XIV


El siglo XIV fue para la Corona de Aragón un siglo muy importante con respecto a su historia militar y política. La Corona experimenta una atracción por el lado mediterráneo y las buenas circunstancias de la corte (de 1276 a 1410 siete reyes se suceden sin dificultad) contribuyen a la elevación de Aragón al nivel de gran potencia. Es entonces cuando los aragoneses se expandieron por el Levante, llegando a conquistar Sicilia, Córcega, Cerdeña, el ducado de Atenas, etc. Un estado con tal expansión necesita una burocracia fuerte y hábil para que lo soporte y para que consolide su liderazgo. De este modo nació la Cancillería Reial, al servicio del estado, cuyo organizador fue el rey mismo, Pere el Cerimoniós, gran aficionado a la cultura y promotor de varios movimientos culturales. La Cancillería desempeñó dos papeles importantes, aparte del puramente administrativo: primero, estimuló la traducción de algunas obras historiográficas, literarias, legislativas, etc., entre las cuales encontramos obras de autores clásicos y humanistas, como por ejemplo Séneca, Ovidio, Petrarca y otros, y, segundo, impulsó la creación de un catalán más normativo, supradialectal, que pudo utilizarse en todos los escritos de la época como estándar.

En esta época la traducción conoce un gran desarrollo. Entre los traductores el más célebre fue Ferrer Sayol, miembro de la Cancillería Reial, cuya obra más importante fue la traducción de De re rustica de Paladio. Con esta obra Sayol hace salir a la escena cultural la reflexión sobre la traducción misma y nos presenta un nuevo afán filológico, diciendo, además, de sus traductores precedentes, que no comprendían bien el pensamiento de Paladio.

Dos hechos importantes en la década de los 1380 manifiestan la nueva mentalidad que nace en la Corona de Aragón hacia la mejor comprensión de los clásicos: Pere el Cerimoniós, como Duque de Atenas, escribe una carta después de su visita a la ciudad, en la que aconseja que se preserve la Acrópolis por su valor estético, y que para él, nadie podría imitar la belleza de tal monumento.
El otro acontecimiento que nos importa es la donación por parte del rey de su biblioteca histórica al monasterio de Poblet, hecho que impulsó más el estudio de los escritores clásicos.

Bibliografía:
-Villar, Pierre. Historia de España. 34ª ed. Trad. de Histoire de l´Espagne (1947). Ed. Crítica, Barcelona 1998
-Butiñá-Jiménez, Julia y Josep-Antoni Ysern Lagarda (coord.) Literatura Catalana I – Edad Media. UNED, Madrid 2006
-Urquizu Sarasua, P., Rodríguez-Alonso, M., Ysern, J.-A. et al. (ed.) Introducción a las lenguas y literaturas catalana, gallega y vasca. Ed. UNED, Madrid 2004

Δεν υπάρχουν σχόλια: